Páginas

Bollos de Reyes integrales

En Reyes que ricos los roscones de siempre, con su sabor inconfundible, tiernos y suaves. Pues esta receta es la clásica pero con pequeñas modificacones para hacerla un poco más saludable y así comerla más a menudo. Con esta presentación en forma de bollitos individuales, nos permite llevarlos fuera de casa y comerlos a media mañana en cualquier sitio. Todo son ventajas.



Receta: Ibán Yarza



Ingredientes (10 bollos de 80 gr aprox.)


MASA MADRE:
  • 90 gr harina de fuerza de trigo
  • 50 gr de bebida de avena
  • 2 gr de levadura fresca
MASA  de Roscón:
  • Masa madre
  • 240 gr de harina integral de espelta
  • 100 gr harina de fuerza de trigo
  • 100 gr de bebida de avena 
  • 50 gr de aceite de coco virgen
  • 2 huevos de corral más otro para pintar
  • 60 gr de azúcar integral de caña
  • 15 gr de levadura fresca
  • 5 gr de sal
  • Agua de azahar
  • Corteza de una naranja y un limón (una parte para aromatizar la bebida y otra para añadir a la masa del roscón)
  • Canela en rama
  • Decoración al gusto: azúcar, almendra laminada o picada, frutas escarchadas o chocolate.


Elaboración:

MASA MADRE:

  1. Disolvemos la levadura en la bebida de avena. Esta última no debe estará fría de la nevera, sino tibia, le podemos dar unos segundos en el micro.
  2. Incorporamos la harina y amasamos 2' hasta que se integre todo.
  3. Dejamos fermentar un mínimo de 4 horas a temperatura ambiente o dejar toda la noche en la nevera en un recipiente cerrado para que el levado sea más lento.
MASA  DE ROSCÓN:
  1.  Aromatizamos la bebida de avena, la ponemos a hervir con las cortezas de limón y naranja (que deben ser ecológicas para que estén libres de tóxicos) así como la rama de canela. Retiramos del fuego y dejamos infusionar unos minutos.
  2. Colamos la bebida y le añadimos agua de azahar hasta obtener 100 gr de liquido, ya que al hervir se habrá evaporado.
  3. Mezclamos la masa madre en trocitos con todos los ingredientes a excepción del aceite de coco. No incorporamos todo el liquido a la masa de golpe, la masa debe estar un poco pegajosa. Es preferible añadir liquido que harina ya que sino las proporciones ya no se mantienen equitativas. Añadimos también parte de la corteza de los cítricos rallada.
  4. Deja reposar la masa 10', antes de amasar para que la harina absorba bien el liquido y se pegue menos.
  5. Amasa durante 5' e incorpora el aceite de coco, que a temperatura ambiente (20º) estará en estado semisólido. 
  6. Deja reposar un par de minutos.
  7. Amasa manualmente durante 10' o hasta que la masa este lisa y brillante.
  8. Dejamos leudar hasta que doble su tamaño, unas dos horas. A de estar tapada y a temperatura ambiente, aprox. 20º.
  9. Desgasa la masa  y deja reposar unos 15' para que la masa se relaje y se pueda trabajar.
  10. Divide la masa en porciones iguales, en mi caso de unos 80 gr y da forma de bola. Colócalas sobre papel de horno en la bandeja, pinta con huevo batido y deja leudar unas 2 horas más o hasta que doblen su volumen.
  11. Vuelve a pintar con huevo y decora al gusto, con un poco de azúcar, fruta escarchada, almendras picadas, lo que más te guste. 
  12. Hornear durante 20' a 190º, introducimos un  recipiente con agua dentro del horno para que se forme vapor y así el horneado sea más homogeneo.
  13. Dejamos enfriar. En mi caso decoré con chocolate negro fundido previamente en el micro.





El sabor es delicioso, idéntico al del roscón clásico, y a pesar de ser integral al 50%, ha  quedado jugoso y nada denso. Estoy muy contenta con el resultado, la siguiente prueba es hacerlo con toda la harina integral a ver que pasa.

Notas y consejos:


  • La receta no es difícil, pero si laboriosa porque tiene muchos pasos y momentos de espera. Pero mientras, podemos hacer otras cosas y si queremos retardar el levado podemos poner en la nevera y así en lentecer el proceso hasta el momento que queramos.
  • La bebida puede ser de otro tipo, de coco, almendras o la que más os guste.
  • Consumirlos en 2 o 3 días. Mientras guardar en un recipiente bien cerrado para que no se sequen. al no llevar nada de conservantes, según pasan los días se van secando. Pero a mi personalmente me encanta mojarlos bien en la leche. 
  • Podéis rellenarlos con la crema que más os guste, nata, trufa, crema pastelera o merengue. Yo los deje tal cual, así también son más saludables y te los puedes llevar al trabajo o los niños al cole.






Espero que os haya gustado, con esta receta doy por terminada la temporada navideña, que ya es hora. Aunque estos bollitos con otro sabores se pueden comer en cualquier época del año (chocolate, canela, jengibre o con tropezones, pepitas de choco o nueces).


¡Feliz semana!







Mantecados integrales de canela (sin azúcares añadidos)

La  receta de hoy es una receta clásica navideña pero adaptada para disfrutar de forma más saludable de estos pequeños dulces.  No lleva manteca de cerdo, ni tampoco azúcares añadidos, una alternativa saludable para quitarnos esas ganas de comer polvorones en estas fechas. Seguid leyendo y veréis que fáciles son de hacer.



Fuente: Conasi

Ingredientes (15 polvorones)


  • 200 gr de harina integral de espelta
  • 50 gr de almendra molida
  • 150 gr de dátiles deshuesados
  • 50 gr de aceite de oliva virgen (AOVE)
  • Un chorro de agua
  • 1 cucharada de piel de limón rallada
  • 1 cucharada de canela molida
  • Semillas de sésamo tostado para decorar

Elaboración:
  1. Mezclamos las harinas con la canela y la piel de limón. Reservamos.
  2. Por otro lado hacemos una pasta con los dátiles troceados y  un poco de agua, para batirlo más fácilmente con la turmix.
  3. Calentamos el aceite de oliva y mezclamos con la pasta de dátiles hasta obtener una masa bien integrada.
  4. Ahora añadimos las harinas, si vemos que la masa queda muy reseca podemos ponerle un poquito de agua, en mi caso no me hizo falta. El resultado es una masa húmeda ,compacta y un poco pegajosa.
  5. Nos podemos echar un poco de aceite de oliva en las manos para dar forma a los polvorones, como croquetas, redondos y alargados.
  6. Decoramos con un poco de sésamo por encima.
  7. Hornear a 170º , unos 15 minutos o hasta que dejen de brillar y se doren.
  8. Dejamos enfriar y listos.




Notas y trucos:
  • Se puede utilizar otro tipo de harina integral, incluso sin gluten.
  • Los dátiles en la receta original se sustituyen por sirope de ágave, unas cuatro cucharadas soperas.
  • Por lo demás es una receta sencilla, que se hace en media hora y te perfuma toda la casa con olor a Navidad.
  • Estos mantecados tienen una textura algo distinta a los tradicionales, que son mas terrosos y secos, los de la receta son más compactos y jugosos. De sabor son deliciosos.
  • Se conservan muy bien varios días en un tuper cerrado.




Además si los envolvéis con un poco de papel de seda y lo decoráis, es una idea estupenda para regalar.


Feliz Año nuevo a todos y que los Reyes Magos os traigan muchas cosas.









Galletas navideñas especiadas de cacao

Otro año ha pasado ya casi sin darnos cuenta, y no podían faltar unas galletas navideñas como estas, especiadas con olor a Navidad, para empezar las celebraciones de estas fechas y además nos pueden servir para decorar nuestro árbol o para regalar resultan un detalle muy especial.





Una receta mejorada, con muchos nutrientes y nada de azúcar refinado, ideal para no pasarnos estas navidades y disfrutar al mismo tiempo de un dulce rico. Si más rodeos, vamos a por la receta.



Ingredientes (24 galletas aprox.)
  • 100 gr de aceite de coco virgen extra
  • 150 gr de dátiles sin hueso (con un poco de agua haremos un puré)
  • 125 gr harina de avena integral
  • 125 gr de harina de espelta integral
  • 50 gr de cacao en polvo desgrasado sin azúcar
  • 1 huevo de corral
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharada sopera de vainilla o una vaina
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 4 clavos
  • 1 cucharadita de cardamomo
  • 1 cucharadita de café soluble

Elaboración

  1. En primer lugar hacemos una pasta de dátiles con la batidora y un poco de agua.
  2. Vamos a batir el aceite de coco, que suele estar sólido a temperatura ambiente ahora que es invierno. Si está muy duro podemos templarlo un poco, no es necesario que este liquido.
  3. Añadimos la pasta de dátiles y mezclamos bien hasta que este bien integrado.
  4. Ahora ponemos el huevo junto con la vainilla y volvemos a batir.
  5. Tamizamos las harinas, el cacao y las especias (el cardamomo y los clavos los paso por el molinillo de café para que queden en polvo).
  6. Por último, incorporamos poco a poco los ingredientes secos, hasta tener una masa más o menos compacta y manejable.
  7. Extendemos la masa con el rodillo, de un grosor aproximado de 5-6 mm y refrigeramos un par de horas.
  8. Precalentamos el horno a 180º y mientras cortamos nuestras galletas con la forma que más nos guste. Si queremos colgarlas del árbol, hacemos un agujerito con una caña de beber y listos.
  9. Horneamos durante 12-15', según su tamaño y si nos gustan más o menos crujientes.
  10. Dejamos enfriar antes de moverlas de la bandeja para que no se nos rompan.
  11. Pasadas 24 horas podemos decorarlas a nuestro gusto con un  poco de fondant como hice yo, glaseado, sprinkles  o con chocolate blanco por ejemplo para que haga contraste. 







Notas:
  • Esta receta como cualquier otra admite variaciones, la harina puede ser sencillamente integral de trigo o normal todo uso, eso si tendréis que ver como queda la consistencia de la masa tal vez sea necesario añadir más o menos harina, teniendo en cuenta que la harina integral necesita más liquido para integrase que la normal.
  • Las especias son al gusto. Le añado un poquito de café soluble descafeinado porque intensifica el sabor del cacao.
  • Si decoramos las galletas, pensemos que estamos añadiendo azúcar refinado.
  • Estas galletas son dulces y equilibradas de sabor, gracias a los azúcares naturales que tienen los dátiles. Sin duda una opción mucho más saludable que las galletas comerciales.




Desde este, mi humilde y dulce rincón, os deseo unas Felices Fiestas y que disfrutéis de una buena receta casera y si es en buena compañía mejor que mejor.













Galletas de centeno y avena decoradas


Esta vez os traigo una receta de galletas integrales susceptibles de ser decoradas, con fondant, glaseadas o simplemente con un poco de cacao y así no le aportamos azúcar. Sigo en mi búsqueda de la galleta perfecta, con ingredientes de calidad nutricional y dulces, sin añadir azúcar refinado.




Ingredientes (24uds)

  • 100 gr de mantequilla sin sal de calidad (si es ecológica, mejor)
  • 150 gr de pasta de dátiles (batimos los dátiles deshuesados con un poco de agua)
  • 150 gr de harina integral de centeno
  • 150 gr de harina integral de avena
  • 1 huevo de corral o eco
  • 1 cucharada sopera de aroma de vainilla o una vaina
  • 2 cucharaditas de canela molida
  • Cacao en polvo desgrasado sin azúcar para decorar


Elaboración

  1. Batimos la mantequilla que estará blandita junto con la pasta de dátiles hasta que este cremosa.
  2. Añadimos la vainilla y  el huevo ligeramente batido, no se integrara del todo, pero es normal.
  3. Por otro lado mezclamos las harinas con la canela.
  4. Poco a poco vamos incorporando la harina, hasta obtener una masa que se pueda trabajar, es decir no pegajosa.
  5. Dejamos enfriar la masa en la nevera por un par de horas, una vez que la hemos estirado con el rodillo, tapándola con film para que no se reseque.
  6. Pasado ese tiempo cortamos las galletas con la forma deseada y decoramos con el cacao. He utilizado una plantilla de minion y simplemente espolvoreamos el cacao por encima y listas.
  7. Precalentado el horno a 180º, horneamos nuestras galletas sobre un tapete o papel de horno, durante unos 12-14', hasta que estén doradas y crujientes.
  8. Dejamos enfriar sobre la bandeja de horno hasta que se enfríen.






Notas y consejos

  • Soy un poco repetitiva en este tema, pero cuanto mejores sean nuestros ingredientes, más ricas salen nuestras recetas, así que ahora que viene la temporada de frutos secos, se pueden encontrar dátiles de calidad sin problema y no tan caros como el resto del año. Una buena mantequilla, harinas integrales, huevos ecológicos o de corral, canela de Ceylán y vainilla de Madagascar, marcan la diferencia. Las galletas salen deliciosas seguro y cargaditas de nutrientes que nuestro cuerpo agradecerá. Este es otro nivel y no las galletas de paquete.
  • Importante que los ingredientes estén a temperatura ambiente para que se integren bien.
  • La decoración es opcional y se le pueden añadir otras ricas especias como el cardamomo, el clavo o el gengibre.
  • Si guardamos las galletas en una caja cerrada, lejos de la humedad, aguantan una semana sin problemas.






Espero que os hayan gustado y que las hagáis en casa, son fáciles y tienen un sabor muy rico, a mis peques les han encantado y ya sabemos como es el paladar infantil de exquisito a veces.

Hasta la próxima receta, ya casi en modo Navidad, 


Feliz semana golos@s,